ATAL

Página Principal
Ministerios
Constitución
Normas
Acreditación
Certificación
Visitación
Formularios

Info@atalad.net


Manual del Comité de Visitación
APÉNDICE 5: UN DECÁLOGO PARA EL COMITÉ DE VISITACIÓN

(Adaptado por Héctor Lee, Profesor Emérito, Sonoma State University)

1. No chismea. Un miembro del comité a menudo tiene acceso a asuntos privados de una institución que como foráneo no le conciernen. Él debe respetar la información confidencial. No “chismea” o habla con otros sobre las debilidades de una institución después de visitarla.

2. No roba. Un miembro del comité a menudo descubre personal promisorio que le gustaría tener en su propia institución. No se aprovecha de la oportunidad concedida por su posición en el comité para tentar buenos profesores a salir de la institución que usted está visitando.

3. No trabaja por intereses propios. Un miembro del comité a menudo es tentado a aceptar pequeños favores, servicios, o regalos de la institución que está visitando. No acepta, o siquiera sugiere que le gustaría tener algún presente de una institución, tal como un libro, un producto, o un servicio provisto por la institución visitada.

4. No se ofrece. Un miembro del comité podría encontrar la oportunidad de ofrecerse para una consultoría, trabajo temporal, o un puesto permanente con la institución que está visitando. No postula o sugiere su disponibilidad hasta después que su informe haya sido archivado.

5. No es criticón. Un miembro del comité a veces amplifica los problemas, que pueden resolverse prestando atención a detalles menores. No usa el informe de acreditación como un medio para ocuparse de cosas menores.

6. No exagera. Un miembro del comité a veces cree que una institución pequeña, débil o de poco prestigio está completamente a su merced. No es sádico ni usa el poder de acreditación para asaltar o herir una institución que podría necesitar ayuda más que castigo.

7. No es indulgente. Un miembro del comité con buenas intenciones podría ser cegado por sus buenos deseos y tratar de cumplir el papel de salvador de una institución que podría no merecer ser salvada.

8. No experimenta. Un miembro del comité a veces ve la oportunidad de recomendar sus propias teorías, filosofías, o técnicas como la solución a los problemas de una institución. No obliga a una institución a adoptar medidas que probablemente sean cambiadas o revertidas por un comité subsiguiente.

9. No siembra contiendas. Un miembro del comité podría ser tentado a dar advertencias secretas a la administración de sospecha de deslealtad, o advertir a una facción de un lugar de estudio sobre enemigos escondidos. No envenena las mentes del personal o revela sospechas a la administración. Existen formas más benéficas de alertar una administración de posibles tensiones.

10. No se impresiona. Un miembro del comité impresionado por una institución poderosa podría predisponerse a no reconocer problemas obvios en algún departamento. No deja pasar las debilidades sólo porque la institución tenga gran reputación.